Dolor de pie

Como ya dijimos, cada uno de nuestros pies está conformado por 26 huesos, 33 articulaciones y más de 100 tendones, músculos y ligamentos; y la adecuada relación y carga de trabajo que se establezca entre ellos es fundamental para su correcto funcionamiento. Recuerde que los pies son nuestro medio de locomoción para toda la vida, y que durante ella tienen que soportar sí o sí todo el peso de nuestro cuerpo, en el momento en que la distribución de fuerzas no sea equilibrada esto provocará dolor.
Aunque los anuncios de marketing nos dividen los pies entre pronados y supinados, la realidad es que todos los pies pronan y supinan en su normal funcionamiento durante las diferentes fases de la marcha. Lo realmente importante es ver si estos movimientos son excesivos y, sobre todo, si provocan dolor (o patología).

Las patologías que más comúnmente vemos en consulta son:


METATARSALGIAS

Este es el nombre genérico del dolor en el antepié (zona del puente hacia adelante). Es la causa de dolor más frecuente en el pie, con predominio en el sexo femenino y causado por alteraciones morfofuncionales, tacones altos, calzado inadecuado… Las más comunes son:

  • Metatarsalgia mecánica: se da en personas que están mucho tiempo de pie, por causas tan distintas como diferente longitud o angulación de los metatarsianos, desplazamiento o atrofia de la almohadilla grasa plantar o insuficiencia del 1º metatarsiano.
  • Síndrome de preluxación metatarsofalángica: suele pasar en el 2º dedo del pie, cuando es el 2º metatarsiano el que está cargando más peso del que debe, la articulación que lo une al dedo comienza a deteriorarse provocando dolor e impotencia funcional, además de la colocación del dedo en garra.
  • Neuroma de Morton: suele asociarse a los pies con un exceso de pronación, se trata del engrosamiento de un nervio que pasa entre dos metatarsianos, se caracteriza por dolor y hormigueo en la zona que suele irradiarse hacia los dedos.


TALALGIAS

Se trata del dolor en el talón, más del 15% de nuestros pacientes consultan por este motivo. Este concepto, como el anterior, es muy difuso y habrá que establecer claramente las causas del mismo para poder encontrar un tratamiento adecuado. Las más comunes son:

  • Fascitis (o fasciosis) plantar: se trata de la inflamación y/o degeneración de la fascia plantar; ésta es un ligamento muy importante que tenemos en el pie, el único responsable (a nivel pasivo) de mantener las formas normales del mismo, además de ser fundamental para el correcto funcionamiento del pie durante la marcha y la carrera. Se puede dar en cualquier tipo de pie coincidiendo normalmente con cambios en la actividad física, el peso corporal o el calzado; y generando dolor en el talón o zona media de la planta del pie.
  • Espolón calcáneo: suele ser la consecuencia de una fascitis mantenida en el tiempo, radiográficamente observamos un pico en la zona plantar del calcáneo (hueso del talón), aunque en la mayoría de los casos lo que continúa doliendo es la fascia y no el pico de hueso.
  • Disfunción del tibial posterior: también conocido como pie plano adquirido (del adulto), se trata de un pie que va perdiendo el puente hasta convertirse en un pie plano rígido; cursa con dolor en talón o en zona interna de tobillo.


DOLOR EN TOBILLO / TENDINITIS

El dolor en tobillo, ya sea en uno o ambos lados, o en la parte anterior del mismo puede estar causado por inestabilidad de los ligamentos del mismo, inflamación de un tendón, compresión de un nervio, mala alineación de la pierna con el pie, artritis, artrosis o fracturas. El dolor a menudo es sordo e intenso, producido al soportar el peso y mover la zona; pudiendo ir asociado a hinchazón, rigidez, enrojecimiento y/o calor.
En cuanto a las tendinitis, la más común es la del tendón de Aquiles, que es el responsable de la flexión plantar del pie (gesto fundamental tanto para la marcha como, por ejemplo, ponernos de puntillas). Se puede producir por descompensaciones biomecánicas, entrenamientos inapropiados y/o calzado deportivo inadecuado.


Hemos querido resaltar en nuestra página los motivos de consulta más habituales, sin embargo los tipos de dolor en el pie y sus causas son mucho más extensos de lo que podéis ver aquí. Ante cualquier dolor en el pie que no desaparezca con las medidas habituales y en un período de tiempo prudencial, consulte con su especialista.

Cada pie es único y, por esta razón, en nuestra clínica y, siempre después de un estudio biomecánico completo, le realizaremos sus plantillas completamente personalizadas con las siguientes funciones:

  • Mejorar el funcionamiento del pie durante la marcha y/o la carrera, y con ello el rendimiento físico en deportistas;
  • Reequilibrar presiones, aumentado la estabilidad y el confort;
  • Amortiguar zonas sometidas a un exceso de presión;
  • Equilibrar las fuerzas que actúan sobre su pie, aliviando la sintomatología dolorosa y ayudando a prevenir lesiones y deformidades;
  • Corregir la postura de todo el miembro inferior ayudando así a disminuir el dolor en rodilla, cadera, espalda,…

Los podólogos Andrea y Pedro están en constante formación para poder llegar a un diagnóstico certero, y utilizan los materiales técnicos más novedosos y de alta calidad para el diseño de sus plantillas.


Algunos casos de dolor en el pie